Pandemia de COVID-19 y sus secuelas en los migrantes

Una de las problemáticas que más ha prevalecido a lo largo de la historia de nuestra frontera es la migración.

La extrema pobreza provocada por la crisis económica, sumado a las pocas o nulas oportunidades de empleo y progreso provocan que millones de personas (entre las que se encuentran familias enteras), se aventuren en una odisea tan extrema, como peligrosa, con el objetivo de alcanzar el llamado “sueño americano”.

Al ser la frontera entre México y Estados Unidos, el destino más atractivo para encontrar todo lo que en sus países de origen es prácticamente inalcanzable y deslumbrados en su mayoría por el testimonio de familiares y compatriotas que lograron cruzar con más suerte que éxito hacia territorio estadounidense, personas originarias de Guatemala, Honduras y Bolivia -entre otras- impulsados por la necesidad (y un tanto con ingenuidad), deciden dejarlo todo para repetir la experiencia.

Lo preocupante de este asunto es que muy pocos de ellos están conscientes de que en esta zona fronteriza, más allá del falso espejismo de una vida sin carencias, se encontrarán con el segundo cruce migratorio más peligroso y letal para las personas en situación de movilidad humana y que irónicamente es también uno de los que mayor tránsito tienen a nivel mundial.

En la actualidad, para nadie es un misterio que quienes deciden aventurarse a cruzar el continente con el propósito de llegar hacia los Estados Unidos, se exponen a grandes riesgos: El desierto, la selva, condiciones de clima y fauna silvestre tan extremas, así como las diversas violaciones a los derechos humanos durante el paso por territorio mexicano, pueden tener como resultado la privación de la libertad, hasta aquellos que atentan contra la propia integridad física y mental.

A pesar de todo esto, quienes logran sortear esas dificultades y llegar hasta los distintos puntos donde se delimita la frontera, en este tiempo reciente se han enfrentado con un riesgo igual de peligroso a todo lo antes mencionado: Covid-19

La pandemia, ocasionada por el virus SARS-CoV-2, provocó que la Organización mundial de la Salud (OMS) y Las Naciones Unidas, en marzo del 2019, tomaran medidas extremas ante esta emergencia sanitaria que tuvo graves repercusiones no sólo económicas, sino también psicológicas y sociales a nivel mundial.

Podríamos hablar de manera extensa sobre ello, pero si de manera todavía más focalizada analizamos esta problemática en el contexto de la zona fronteriza entre Ciudad Juárez y El Paso, Tx. nos daremos cuenta que el inminente cierre de los cruces internacionales, propiciaron que las ciudades hermanas enfrentaran a la par de la bancarrota de los negocios, el desplome de la economía.

Todo esto sin contar con el aumento en la demanda de los servicios médicos en ambas partes de la línea divisoria, que es evidente no contaban con la infraestructura necesaria, ni estaban preparados para una emergencia sanitaria de esta magnitud.

Eso es nada más en el aspecto económico y político, pero es todavía más importante mencionar el impacto social que el Covid-19 ha tenido en la comunidad fronteriza: La separación de las familias durante más de un año, la falta de vacunas y el desconocimiento hasta en ese entonces de la efectividad de los protocolos para evitar el riesgo de contagio, así como las posibles secuelas tras la enfermedad; hicieron que esta contingencia de salud alcanzara un nivel de gravedad que hasta antes del 2019 sólo habíamos conocido a través de las películas apocalípticas y futuristas en el cine o en los libros de historia.

A casi tres años de haberse declarado esta emergencia sanitaria, se estipula que existen más de 26 millones de personas contagiadas a nivel mundial. El mayor número de casos se concentra en el continente americano, específicamente en Estados Unidos de América y México, países que ocupan los primeros puestos en el récord de contagios y muertes por COVID-19 en la región.

La política estadounidense fue contundente desde el inicio de la pandemia, y hasta finales de marzo 2020 se ejecutó un procedimiento legal de deportación conocido como: “Título 42”, una orden que fue retomada de la época de los cuarentas y que implicó que todos los migrantes que fueran detenidos bajo el contexto de esta ley, podían ser expulsados de forma inmediata, sin posibilidad alguna de pedir asilo político.

Privados por completo de ese derecho contemplado en las leyes de ese país, ¿qué pasa con esas miles de personas indocumentadas que no lo lograron? La respuesta es muy simple: terminan quedándose varados en territorio mexicano y sin ninguna posibilidad de alcanzar el objetivo de tener una mejor vida en el país de las oportunidades.

Ante este panorama, sumado a las medidas restrictivas que también adoptó el gobierno de México, era de esperarse que el impacto fuera contundente entre los migrantes, quienes son directamente afectados por los procedimientos legales que ya se mencionaron; y muy a pesar de los esfuerzos de las diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos que intentan protegerlos.

Tan sólo por mostrar un aspecto de todo esto, de marzo del 2021, hasta la fecha, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos de Norteamérica ha expulsado a más de 105 mil personas, de las cuales sólo 59 lograron que se reconsiderara la posibilidad de la “no expulsión”.

De esa cantidad tan reducida, los números son tan fríos como contundentes y develan que peor aún, de ese porcentaje tan reducido, ¡son tan sólo 2 personas! quienes logran aprobar la entrevista para poder solicitar asilo en la Unión Americana.

A tres años de distancia el problema con el Covid-19 no parece terminar y al 12 de Julio del 2022, y según un reporte de la Secretaría de Salud en el Estado de Chihuahua, existen 54,904 casos confirmados y 4,651 defunciones como consecuencia de esta enfermedad.

El 26 de noviembre de 2021, la Organización Mundial de la Salud (OMS) designó la variante B.1.1.529 como variante preocupante Ómicron, la cual es altamente contagiosa y que en esta denominada “Quinta ola” de la pandemia, propicia que el panorama sea tan complicado como complejo para la población migrante.

Por esa razón, “Amor por Juárez”, organización sin fines de lucro, que tiene como objetivo promover el desarrollo artístico y cultural en esta zona fronteriza; ha tenido la iniciativa de reflejar toda esta problemática a través de una serie de murales creados por diversos y experimentados artistas locales, quienes se han unido para materializar de manera gráfica la realidad actual que enfrentan las personas en condiciones de movilidad.

Dicen que el arte es la mejor manera de escapar y transformar los más grandes conflictos que a través de la historia ha enfrentado la humanidad, y esta vez no es la excepción, puesto que, a través de los colores, las imágenes, la simetría y el uso de los espacios, se pretende reflejar de manera colectiva las historias de todas esas miles de personas, quienes viajando en condiciones insalubres, terminan en albergues temporales donde el hacinamiento favorece todavía más las posibilidades de contagio.

En resumen, la pandemia ha agravado un problema tan complejo como arraigado en la población fronteriza. En el caso concreto de los migrantes, que son el tema central de esta serie de murales, el espacio resulta ineficiente para compartir los casos de cada uno de ellos durante su travesía hasta la frontera y todas las cosas que viven en los centros de detención y de manera muy específica estando dentro de los albergues o centros de ayuda que son operados en su mayoría por asociaciones civiles o religiosas que no cuentan con los medios necesarios ni los protocolos adecuados para evitar la propagación del virus.

Lejos de las historias de éxito, los migrantes se convierten en parte de las estadísticas en números rojos que han caracterizado a esta emergencia sanitaria, y ese es el principal objetivo que se pretende reflejar bajo el enfoque de los diversos artistas plásticos que expresan de manera gráfica todas las aristas de esta pandemia, que parece ser todavía no termina y nos dará mucho tema para hablar.

Bibliografía

“Informe sobre los efectos de la Pandemia de Covid-19 en las personas Migrantes y Refugiadas”

Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C.

● “La Nueva Realidad”

Ayuda en acción

https://ayudaenaccion.org/

“La Migración ante la pandemia de Covid-19”

Instituto Nacional de Salud Pública de Gobierno de México

https://insp.mx/avisos/la-migracion-ante-la-pandemia-de-covid-19

● “Juárez Covid-19”

Fundación Paso del Norte

https://www.juarezcovid19.com/

●  “Enfermedad por Coronavirus”

World Health Organization

https://www.who.int/health-topics/coronavirus#tab=tab_1

  “Migraciones Internacionales”

Revista, Publicación Periódica

Colegio de la Frontera Norte, Tijuana, B.C. Méx.

Biblioteca Central Carlos Montemayor, UACJ